Böhm Asesores de Seguros • Seguros: cubrirse la espalda también es planificación financiera

Seguros: cubrirse la espalda también es planificación financiera

Otra forma de ahorrar: los seguros de vida puros o con ahorro son un vehículo eficiente para asegurar desde el pago del colegio hasta el lucro cesante de un profesional.

La planificación financiera se fue poniendo de moda. Hablar de proyecciones para el retiro, de inversiones a largo plazo para complementar la jubilación. ¿Y si ese momento no llegara nunca? ¿Si la muerte o una enfermedad grave truncaran los planes? El tema no es de los favoritos, claramente, pero incluirlo dentro de la hoja de ruta puede hacer la diferencia.

La cuenta es clara y no hay que ser experto para ver el escenario: cuando hay hijos chicos, y especialmente si uno de los padres es el principal proveedor económico, este evento inesperado pone las finanzas de la familia en jaque. Incluso en el caso en que haya activos heredables, los gastos corrientes serán un problema adicional a la situación de estrés que ya atraviesan.

Y si bien la vida no se puede comprar, para todo lo demás, como dice la publicidad de la tarjeta de crédito, hay una salida. En este caso, el GPS indica la ruta a los seguros de vida, un negocio que cuenta con un nivel de penetración muy bajo en la Argentina, lo que da cuenta de su potencial de crecimiento.

«El seguro constituye un instrumento esencial para la planificación de largo plazo de las finanzas personales y familiares. Se trata de una decisión inteligente para proteger y para maximizar la calidad de vida», arranca Mauro Zoladz, head of customer proposition de la compañía de seguros Zurich.

«Existen productos orientados exclusivamente a cubrir necesidades de protección (como puede ser un fallecimiento, invalidez, enfermedades, accidentes, etc.) y otros que complementan este tipo de prestaciones convirtiéndose en un vehículo para ahorro y capitalización construyendo fondos de los cuales se pueda disponer a futuro, especialmente en etapa pasiva», analiza Gerardo Rabinovitz, chief marketing officer de la compañía Prudential Seguros.

«Los seguros de vida son importantes porque permiten prever respuestas económicas ante hechos imprevistos, sea por una enfermedad grave o por el fallecimiento del sostén familiar, pero también sin llegar a extremos pueden llegar a resolver problemas económicos inesperados a causa, por ejemplo, de un accidente doméstico que le impida a un profesional que se desarrolla de forma independiente trabajar por un tiempo», aporta Pablo Daguzán, gerente de la división de Suscripción de Negocios Masivos y Vida de la compañía Mapfre. «En ese contexto hay seguros de vida para cada necesidad y realidad económica familiar», avanza el ejecutivo.

 

Rubro subdesarrollado

La penetración de los seguros de vida voluntarios en la Argentina es una de las más bajas de la región y representa apenas un 0,70% del PBI, frente a 3% en Chile y casi 2,5% en Brasil. La falta de confianza en el largo plazo, como producto de las crisis, es clave para entender que los argentinos desconfíen de asegurase en forma voluntaria.

 

Falta de incentivos

En el pobre desarrollo de la actividad también influye la falta de incentivos fiscales.

Desde hace varios años se espera una reforma impositiva que aumente los máximos a deducir del impuesto a las ganancias (actualmente en $ 996). En carpeta está un proyecto que promueve llevar las deducciones por vida y retiro individual a $ 19.500 anuales.

 

 

Fuente: Mónica Fernández – La Nación