Mascotas seguras, familia segura

Hay que entender que una mascota no está acostumbrada a viajar en coche. Es más, probablemente si el viaje es largo se puede marear, aburrir o incluso agobiar, por lo que es recomendable acostumbrarlos poco a poco a moverse en coche. Para un perro (simplificando mascota por perro, que es mucho simplificar) no es muy natural mantenerse quieto y ver cómo todo lo que le rodea se mueve y se aleja de él. Posiblemente querrá perseguir a esas cosas, y seguro que no se mantiene mucho tiempo quieto si no está habituado.

Por tanto, una de las primeras cosas que debemos tener en cuenta es que la mascota debe ir bien asegurada mediante un arnés especial. Una mascota nunca debe ir suelta en el habitáculo, de igual forma que ningún pasajero debe hacerlo, pero en el caso de los animales es más crítico porque no podemos asegurar que se estén quietos. Un perro nervioso que se nos mueva de delante hacia atrás continuamente nos puede distraer demasiado. Es, sencillamente, imprevisible.

Las mascotas son un viajero más, y como tal debe tener las máximas comodidades. Acostumbrar a nuestros animales de compañía a viajar correctamente es crucial, así como respetar los tiempos de descanso, paseos y tomas de agua para refrescarse. Lo más importante es que viajen correctamente sujetos para evitar desgracias en caso de colisión, hay que utilizar arneses y sistemas de retención homologados, y en general tener en cuenta que son animales que no están acostumbrados a viajar en coche.

  • Conocer la legislación en materia de mascotas de nuestro destino, igual que hay que conocer si disponemos de alojamiento que permita mascotas, etcétera.
  • Parar cada dos horas para que el animal estire las patas, se refresque y beba agua.
  • Para no tener dudas, consultar con el veterinario los consejos y recomendaciones básicos. También recurriremos al veterinario si nuestra mascota se marea.
  • Ojo con la alimentación. Es recomendable que no coma nada tres o cuatro horas antes de salir, pero también hay que ir adaptando su dieta los días previos.
  • Cuando paremos a descansar hay que tener cuidado de que, al dejar libre al animal, no salga corriendo o sin control, ya que podría provocar un incidente.
  • No dejaremos nunca a nuestra mascota encerrada en el coche con altas temperaturas, y en general, procuraremos no mantenerlo encerrado sin ventilación, haga frío o calor.